Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusa

por / Jueves, 27 noviembre 2008 / Publicado enOpinión

Esto ya es blanco y en botella. La web 2.0 es un circo y Enrique Dans el bombero torero. Lo llevo sosteniendo no sé cuanto ya, lo que me ha valido no pocas críticas; ídem por mis más que fundadas sospechas sobre FON y recientemente por ironizar acerca del cierre de Mobuzz. Que si algunos sólo sabemos criticar, que si somos unos hijos de puta con mucho tiempo libre a los que habría que coser la cara a bofetadas, que si España es el país de la envidia.

Esto de la envidia del éxito ajeno es la carta de órdago de todos los charlatanes sin excepción. Además es un argumento falaz que constituye en sí mismo un farol del ocho y medio: a cualquier cosa le llaman éxito.

En 1977, Larry Ellison fundó Oracle con 2000 dólares de su propio bolsillo (no encontraba financiación para su idea, nadie apostaba por aquello del modelo relacional). Hoy es una de las 10 personas más ricas del planeta y su empresa paga las nóminas de 80.000 empleados en todo el mundo: esto es éxito. En 2004, Anil de Mello fundó Mobuzz.tv y cuatro años después, tras fundirse cientos de miles de euros, se declara insolvente y deja en la calle a 14 empleados que han trabajado unas semanas sin cobrar: esto es una etiqueta de anís del mono. Y no, no nos da ninguna envidia.

Ahora llegan el llanto plañidero y el mear fuera del tiesto. Cuando íbamos al colegio ya aprendíamos a atribuirnos los meritos (“he aprobado”) y culpar a otros de los fracasos (“me han suspendido”). De igual forma, si nuestra empresa triunfa es porque semos los mejores, pero si fracasa, la culpa es de los otros: de España, ese país de envidiosos en el que no se apoyan las iniciativas privadas y donde todo el mundo está deseando verte fracasar. Pues nada, señores: los que tan a disgusto estén en este país donde no pueden emprender como dios manda, que hagan el petate y se vayan a Silicon Valley. Yo el día que concluí que las circunstancias me eran desfavorables cogí un avión, y hasta hoy. Es bien fácil. Pero que se vayan ya. Mañana, vamos. Que dejen de derramar  su bilis reaccionaria, que ya tenemos bastante con un Jiménez Losantos.

En España nos encanta el éxito, el propio y el ajeno. Faltaría más. Lo que no nos gusta tanto es el cantamañanismo. España es un país con una larga historia de orgullo obrero; aquí sabemos que la riqueza sale de la tierra y el sudor. No atamos los perros con longaniza, no somos un imperio de economía piramidal con tanques allí donde hay petróleo cuya población civil pueda ni quiera permitirse el lujo de vivir alienada pensando que es más guapa y más lista. Aquí la mayoría sudamos hasta el último céntimo de nuestras hipotecas y sabemos lo que vale un peine y lo que cuesta ganar el pan de nuestros hijos. Aquí sabemos que el dinero no sale de debajo de las piedras si no es con mucha paciencia y un arado, y que, tarde o temprano, los excesos de unos los tendremos que pagar todos. Consideramos inmoral vivir del aire, y no nos fiamos de los charlatanes que pretenden que invirtamos nuestra pasta en negocios basados en la economía de la cancamusa.

¿Qué es la cancamusa? La cancamusa es eso que es más complicado de lo que parece, eso que ni usted ni yo sabemos porque no somos expertos en nueva economía; la cancamusa es eso en lo que se basan los discursos inspiradores, son esos datos que manejan los expertos y que resultan incomprensibles a los mortales. Esas cuentas internas, esa carta sin levantar que permite al jugador de póker ir de farol. La cancamusa es esa nube en la que flotan los gurús muy por encima de usted y yo. Por ejemplo, cuando alguien criticaba el modelo de negocio de Mobuzz en el blog de Enrique Dans y él contestaba indignado: “te equivocas, porque no tienes los datos, y yo sí los tengo […] he visto los costes, los he evaluado yo mismo, he revisado las proyecciones, y SÍ es rentable”, eso es cancamusa. Luego, una vez Mobuzz pegó el batacazo y Dans dice que “la crisis, el retraso de varias campañas, y una inoportuna remodelación forzada de la estructura de financiación han dejado a la empresa en una situación complicada [...] una mala combinación de factores ocurridos en el peor momento”, eso es cancamusa. Cuando Mobuzz pide donaciones y se levanta 32000 euritos y todo vuelve a ser de oro, Enrique Dans dice que “se publicarán las cuentas enteritas online [...] un ejercicio de transparencia y para callar la boca a algunas críticas completamente injustificadas, y a ver a cuántos de los que hoy veo afilándose los colmillos y criticando en base a clichés injustificados veo venir después a pedir disculpas por haberse equivocado”. Eso es cancamusa. Cuando uno se defiende de la crítica con un “aquí lo que hay es mucho envidioso y mucho hijo de puta con tiempo libre”, eso ya no es cancamusa; es ser gilipollas. Pero esa es otra historia.

La cancamusa es la razón por la que los pisos nunca bajan, los sellos se revalorizan un 400% al año y el crecimiento exponencial es perpetuo. La cancamusa es esa parte de la ecuación que cuando se elimina, uno lo ve claro y concluye: “cojones, esto es un timo”.  De la RAE: “Cancamusa: 1.  f. coloq. desus. Dicho o hecho con que se pretende desorientar a alguien para que no advierta el engaño de que va a ser objeto”. Y resulta que en este país, muy en particular los que tenemos más de treinta y nos dedicamos a las tecnologías de la información, otrora “la informática”, de cancamusa sabemos un rato. El que más el que menos lleva ya a sus espaldas la crisis de las puntocom y varios otros fiascos. Hemos aprendido a separar la cancamusa del grano y ya no nos la meten doblada. Nos sabemos de pe a pa el workflow de una tormenta de mierda.

La cosa es siempre igual: Fulanito tiene una visión (normalmente se ve a sí mismo dando la vuelta al mundo en yate con una bailarina rusa), Fulanito le levanta X millones a algún inversor o al banco, Fulanito funda su startup y contrata a unos cuantos individuos. Entonces empiezan a fundirse alegremente la pasta. El sentido común aconsejaría ser cuidadosos con el gasto mientras la empresa no obtenga beneficios; si se acaba la inversión se acaba la startup. Pero no: se compran trajes, iPhones, Blackberries, se cambia de coche, se organizan fiestas y presentaciones, se asiste a todos los saraos y se proclama a los cuatro vientos que la startup es ya hoy un gran éxito. Se alquilan oficinas en el sitio más pijo posible y se vive de puta madre mientras dura la sopa boba en el banco. Se trata de aparentar éxito y de generar la mayor cantidad de cancamusa posible hasta poder vender la empresa a algún pardillo que luego descubrirá que aquello no vale ni su peso en sellos. En muchos casos ni siquiera se preocupan de generar beneficios; al final se entra en una espiral de gasto desmesurado dedicado a aparentar lo más posible para así incentivar la compra. Se echa toda la leña al fuego, a la desesperada.

Al calor de la cancamusa los egos engordan una barbaridad, y eso es lo que a muchos nos toca las narices. Es normal que la directiva pretenda proyectar una imagen de éxito. Pero con frecuencia los empleados de chiringuitos se endiosan hasta el punto de no ver más allá de su propio centro de gravedad (localizado en el ombligo o en el agujero del culo, depende). “He triunfado, soy el más listo del pueblo”. Olvidan que el éxito no es sacarle unos millones al inversor; el éxito es devolverlos y que nos sobre pasta, que nuestro trabajo y talento se hayan traducido en ganancias. Pero no. Ellos se relamen gustosos el centro de gravedad, se consideran triunfadores, y tratan con cierto desdén a los que nos sudamos el jornal. Son arrogantes mientras dura la sopa boba; creen elevarse por encima de los mortales flotando en su nube de cancamusa. Se acaban creyendo la propaganda y, como Narciso, se enamoran de su reflejo en un PowerPoint y pierden absolutamente la perspectiva. Valga de ejemplo el comentario de nuestro amigo en Japón después de recibir una charla cancamusera del señor que regala routers: “por la tarde llegó el mito [...] persona increíble de esas que desprenden un aura [...] habló durante una hora exacta y me hizo sentir como el protagonista de una novela de ciencia ficción que está en el momento justo en el lugar adecuado [...] os puedo asegurar que el mundo va a cambiar con Fon, quizás sea lo más interesante que está pasando ahora en toda Europa e incluso en todo el mundo. Chúpate esa.

Cuando regalar routers tuneados que se fabrican en Taiwán se considera “exportar alta tecnología española” es que ya se ha perdido el norte. Uno se deja llevar por los cantos de sirena hasta tal punto que ya es incapaz de aceptar la más mínima crítica aunque sea constructiva, esté respaldada por la experiencia y sea con la mejor intención (“cuidado con este, primo, que se sabe desde hace mucho de qué palo va”). Uno se aferra a su delirio y atribuye toda opinión contraria a la vil envidia, rechaza a las personas críticas y se rodea de crédulos y lameculos. Se vuelve paranoico e imagina conspiraciones y persecuciones: “me odian porque soy más guapo y más listo”. A los demás se los considera necios, y se aplica el “a palabras necias, comentarios moderados”. En esta tesitura se encuentra un elevado porcentaje de la web 2.0. Es casi locura colectiva, y la sintomatología es muy clara: si uno no soporta la crítica es que algo anda mal en la psique.

Total, que este asunto que nos venden como “empresa pionera líder en el sector, súper viable y chiripitifláutica se ve obligada a cerrar por un cúmulo de desafortunadas circunstancias impensables sumadas a la dificultad de conseguir financiación en este país de envidiosos hijos de puta”, una vez eliminada la cancamusa, se queda en un simple “empresa se pule cientos de miles de euros de inversión en cuatro años y no llega a conseguir beneficios”. Y encima tienen la desfachatez de pedir donaciones, como si fueran una ONG. Vamos hombre. Menuda forma de emprender. Ha fracasado la idea o no se ha llevado bien a cabo, punto. Si el producto es bueno, triunfar es fácil. Mobuzz no ha suscitado el suficiente interés, es así de sencillo. Estaba bien realizado, sí, pero un refrito de noticias interneteras que para cuando se ha terminado de grabar el noticiero ya son totalmente viejunas no es como para estar pegado a la pantalla esperando al nuevo programa. No sé más sobre la empresa, vi dos o tres programas y no me gustó el tema así que no volví a pasar por allí. La televisión 2.0 puede ser todo lo viable que sea, pero Mobuzz no era “la” televisión 2.0. Ha sido un intento con un contenido y un formato determinados, y no ha funcionado.

Es que muchos (malos) emprendedores piensan que el triunfo consiste en llegar los primeros. No señores, el triunfo consiste en hacerlo lo suficientemente bien. Es como si mañana yo me apresuro a apuntarme a un concurso de tango aunque no tenga ni puta idea, llego el primero a la pista y una vez allí me pongo a bailar como si tuviera un ataque epiléptico. Lo normal es que me descalifiquen, y es del género tonto congratularse de haber sido “un pionero”. Pero bueno, esa es la cultura del pelotazo. Apuntarse rápido a lo más novedoso y aparentar.

Señores, un poquito de humildad, que no pasa nada por reconocer que uno se ha equivocado. Este es un país de gente humilde que se solidariza con las personas humildes; nos rascamos la cartera y arrimamos el hombro por las buenas causas. No se nos caen los anillos por ir a ponernos hasta las cejas de chapapote cuando alguien ha sufrido un verdadero infortunio. Pero el mundo de los negocios es el mundo de los negocios: si te sale bien ganas pasta y si te sale mal la pierdes. Ya estamos hartos de que se pida independencia cuando todo va bien y solidaridad cuando todo va mal. La parte de mi salario que decido dedicar a causas solidarias va para Greenpeace y Amnistía Internacional, entre otras. También dono a veces a esos que se dedican a hacer software libre que me resulta útil o a esos otros que subtitulan mis series favoritas. A empresas que fracasan o especuladores a los que le sale el tiro por la culata, ni agua.

Y a todo esto, resulta que una vez barrida la cancamusa, nuestro experto en economía digital que tan claramente visualiza a que olerán las Blackberries del año 3000, es incapaz de anticipar el batacazo inminente de una empresa así tenga las cuentas en la mano y venga de cenar con el CEO. Un 10 de noviembre nos dice que “las microdonaciones y el fortísimo impacto del buzz generado [...] han posibilitado la llegada de opciones que antes parecían más alejadas en el tiempo [...] y que garantizan la continuidad de la compañía con un modelo de negocio viable como el que siempre tuvo: un modelo que, a pesar de lo que decían muchos agoreros y siniestros personajes malintencionados o directamente mentirosos, únicamente falló puntualmente debido a elementos coyunturales”. El día 24 iba todo Cristo a la calle, como pudo constatar una intrépida reportera. Menudo auditor; como para tener a este pavo de asesor financiero, vaya. Es lo que pasa si pretendes ir de experto en finanzas cuando no eres más que otro de tantos comentaristas que se limita a explicar de la forma más críptica posible lo ya acontecido o a teorizar sobre lo que podría acontecer dentro de cien años: que haces el ridículo.

En fin. Este ha sido un año plagado de batacazos, lo que, a pesar de que piensen algunos, a la mayoría no nos divierte. Eso sí, tengo la agradable sensación de que, a costa de darnos de bruces con la realidad, estamos recuperando lentamente el sentido común. En breve todos los charlatanes habrán quedado en evidencia y no nos la volverán a dar con cancamusa.

87 Responses to “Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusa”

  1. Lol dice: Responder

    Ahora que se pone de manifiesto que la tv2.0 es viable con propuestas tan interesantes como youzee o netflix ¿No consideras que el fracaso de mobuzz fue por emprender fuera de tiempo?

    Y lo más importante, ¿SI no eres inversor ni emprendedor que más te da? Deja que los otros tiren su dinero.

  2. Tonacho dice: Responder

    ¿ Y aparte de críticas que mas puedes aportar ?

    1.- Digamos que si el futuro es la publicidad, tener el conocimiento de que publicidad es efectiva, puede ser un auge para los datos sin explotar.

    2.- Nadie sabe interpretar con actitud diferenciadora los resultados de paquetes estadísticos para poder hacer esta crítica, tu afirmación es lo que la gente quiere oír: El mundo es una mierda, pero yo no me molesto en intentarlo.

    3.- Al final nada es importante, porque la medicina evoluciona, y la enseñanza crea trabas para el sector poderoso…. Por ello creo que lo más importante es la praxis de la gestión.

    4.- Si todo fuera perfecto vendrían los americanos a tirarlo todo porque siempre hay que volver a crecer para dar dinero a los bancos.

  3. @PiliVicente http://tinyurl.com/m4lmq2 El famoso artículo en el que @fuckowski montó todo lo dela cancamusa, que te he comentado antes.

  4. Muy bueno y esclarecedor el articulo, he disfrutado mucho leyéndolo, aunque siento decirte que detrás de greenpeace también hay muchísima cancamusa, aunque de buen rollo.

  5. [...] momentos así, vuelvo a recomendar siempre la lectura íntegra del mismo artículo: Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusa. Pese a que su bilis puede hacer la lectura indigesta a estómagos sensibles, el autor sólo evoca a [...]

  6. [...] Silicon Valley también hay cancamusa, vaporware y todas esas cosas de las que tanto nos quejamos aquí, pero en general los proyectos [...]

  7. @100xCIENCIA @DaniEPAP Para más información, visite la página de @fuckowski, o este artículo: http://is.gd/sb67BU xD

  8. [...] No nos engañemos, en tiempos ubicuos, pequeños dispositivos y herramientas de trabajo online pueden sernos de gran utilidad, pero no a costa de retroceder décadas en el control de la información y de la técnica. Tu agárrate también fuerte a tu teclado, trabaja con un navegador de verdad, cambia el componente que se te rompió, construye, si está a tu alcance, herramientas nuevas usando la misma herramienta…Que no nos vendan de nuevo la cancamusa. [...]

  9. [...] P.D. Esta es la definición de cancamusa, una palabra estupensa que no sabía que existía hasta que leí este magnífico post de Alfredo de Hoces. [...]

  10. [...] expatriado en Dublin. Nos ha cedido amablemente el artículo publicado originariamente en Perspicalia sobre algo. Espero que lo hayan disfrutado y si les gustó no dejen de visitar su blog o comprar su [...]

  11. [...] que una empresa les haga un perfil en Facebook. Surrealismo puro. Pura economía de la cancamusa.  ¿Os acordais? .  Al quite con tanto vacío lingüístico, con tanta falta de sonido material de los términos, [...]

  12. [...] Teoría cancamusera para pufos que a muchos aprovechará, aunque sea tan sólo para coger desprevenido a algún inconsciente (o a alguna entidad sujeta al problema principal-agente en la que el que gasta el dinero no está, realmente, invirtiendo con su dinero): Aardvark fue comprada por Google sin haber fabricado nunca no ya una versión final de su producto, sino siquiera una de desarrollo. El secreto de su éxito (vender por 50 millones de dólares un castillo de humo) fue simular que tenían algo. ¿Estamos vendiendo un sistema de preguntas-respuesta inteligente que puede ayudar a la búsqueda? Pues ponemos a un turco a responder todas las preguntas y ya está. Sólo queda esperar que alguien se lo crea. En ese caso fue Google. Por cosas como ésta cuando uno realmente tiene una idea, le cuesta luego la vida misma sacar la pasta para llevarla a cabo… por culpa de los pufistas profesionales (el señor de Aardvark ha fundado-vendido cuatro empresas en el momento de escribir este post).   [...]

  13. [...] emprendedores, pero ellos tienen unos contactos, caché y corbata que tu no tienes. Sus proyectos, por muy alocados que sean serán escuchados por más inversores que los tuyos y les costará mucho menos [...]

  14. [...] emprendedores, pero ellos tienen unos contactos, caché y corbata que tu no tienes. Sus proyectos, por muy alocados que sean serán escuchados por más inversores que los tuyos y les costará mucho [...]

  15. [...] que Dans había sido tildado de “cancamusero” en este post de Alfredo de Hoces (@fuckowski), que no le tiene especial simpatía, deseché rápidamente que [...]

  16. [...] Técnico(DT) de una plataforma de Red Social?. Esto ocurre cuando un empresario admirador de la “Economía de la Cancamusa” y un tecnópata pionero en “El proyecto bicicleta” , convierten un proyecto que [...]

  17. [...] TICs”, que al fin y al cabo, es a lo que Alfredo de Hoces llama simple y llanamente cancamusa. Quería poner de manifiesto la hipocresía que contienen muchos de sus axiomas y mantras, una y [...]

  18. [...] hasta que alguien se da cuenta de que hay que pagar facturas y el invento se va al carajo. Como dice Fuckowski, “el éxito no es sacarle unos millones al inversor; el éxito es devolverlos y que nos sobre [...]

  19. Voy a tener que dejar de lado los pocos principios que me quedan y hacerme “fans”, ahora que os he descubierto. Jo.

    Y conste que no hay nada peor que las fans estilo crepusculero.

  20. [...] de autor hasta los vividores de la internet y, francamente, que el poder lo tenga la SGAE o los de la economía de la cancamusa me es [...]

  21. Dios, “cueca”, menuda patada al diccionario. Lo siento. Un saludo.

  22. ¿Y por qué no pasáis del tema? ¿Qué os importa lo que se cueca en esa empresa? Son asuntos privados, si no te mola, pasas. Así lo veo yo. A ver si va a tener razón el cancamusero, por lo de la envidia.

  23. [...] pérdida de tiempo, una reacción histérica inútil y una campaña de autobombo del colectivo cancamuserista de siempre. Iremos por [...]

  24. Anna dice: Responder

    espectacular! de lo mejor que he leído!

    tropecientos mil pingbacks bien merecidos, espero que tengas muchos más!

  25. leev yashim dice: Responder

    Felicidades por el post, Objetivo, claro y lo mejor de todo CIERTO. estoy tan harto de esta gente que va de gurú y que no son más que cantamañanas “2.0″…
    un saludo!

  26. [...] hablo de la cancamusa, que es y que opino de ella. Podéis encontrar mas información sobre lo de Mobuzz TV y que opina otra gente sobre la cancamusa internetera en los enlaces que tenéis [...]

  27. [...] No me voy a poner a hablar aquí de los orígenes y desarrollo de internet. Ya hay muchas páginas, blogs, etc que se encargan de ello mejor que yo. Aunque desde luego todavía tenemos los conceptos bastante mezclados. Por lo menos los de las noticias, que para ilustrar el avance en estos 40 años saltan de ese primer mensaje entre dos ordenadores conectados en red a las redes sociales y a la manida web 2.0, cuando para empezar, frente a los 40 años de internet, la web se diseña en 1989. Los de Antena 3, en el fondo, no dejan de tener su puntito doscerista, porque sus informativos son como muchas de las start-ups que se proponen para esa web 2.0: un montón de humo alrededor de muy poco o nada. [...]

  28. [...] todavía, probablemente sean vendedores de humo -como se los conoce en mi barrio- o simplemente cancamusas. Dejando de lado las definiciones de emprendedor y demás, vuelvo a la idea del -casi- artículo [...]

  29. [...] hay gente que considera que todavía le falta un hervor, al menos en España, que hay mucha cancamusa aún y poco empresario de verdad, precisamente este término me viene al pelo para denotar algún dato que afianza mi [...]

  30. [...] Fuckwoski El representante no oficial y padre del uso del termino cancamusa para calificar a los vendedores de humo de la [...]

  31. [...] Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusawww.perspicalia.com/post/mobuzz-dans-y-la-economia-de-la-can… por libroblanco hace pocos segundos [...]

  32. [...] las nuevas tecnologías nuestra relación con los productos. Además, es el libro de cabecera de la cancamusa que tantas risas nos ha proporcionado últimamente. Si quieren estar a la páge, ya [...]

  33. [...] El término "usabilidad" se ha convertido (no hace falta decir que por desgracia) en uno de esos que, sin conocer exactamente su significado, se le cuelga a cualquier producto tecnológico para que parezca lo suficientemente sofisticado; otros que le han precedido ya no nos dicen nada: alta fidelidad, modular, multimedia, 2.0, … Casi forman parte de eso que algunos llaman economía de la cancamusa. [...]

  34. [...] Martin Varsavsky « El blog de Enrique Dans en El FogonazoCancamusa House « n+1 en Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusaFuckowski, memorias de un ingeniero « F R I . A G A I N S T . T H E . W O R L D en Fuckowski, [...]

  35. [...] mejor que yo, ya ha explicado magníficamente. Lean el genial articulo de Alfredo de Hoces sobre la “Economía de la cancamusa” y quédense con la tecla. Sospecho que, si tienen una cierta capacidad de ver mas allá, (En el [...]

  36. [...] último me llamó mucho la atención este artículo crítico con Enrique Dans…la verdad que da que pensar y me parece que todo está bien argumentado sobre el “no [...]

  37. [...] de la esquina o con el  Botín (eso no es un apellido, es una redundancia) la trascendencia del caso Mobuzz y te responderán con diferentes versiones de [...]

  38. [...] Yo he aprovechado/reciclado esta lista porque son algunas de las razones para que un proyecto funcione. De hecho no termina de emocionarme twitter pero deber ser por un exceso de cancamusa ;-). [...]

  39. [...] través de El Catalejo he llegado a La economía de la cancamusa, un interesante, divertido, irónico pero sobre todo muy, muy real artículo que pone los puntos [...]

  40. [...] Ramon Rey me encuentro con este artículo: Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusa, sobre el cierre de Mobuzz y la economía de las startups en general. Es uno de los mejores [...]

  41. [...] info por timacle Categorías: Uncategorized Hoy, por fin, he leído algo que ha puesto al celebérrimo Don Enrique en su sitio: el del charlatán de feria. Ya era hora [...]

  42. [...] Doncs aquest mes es compleixen tres anys, des de que un 8 de Desembre em decidira a obrir-me un compte en Blogger i començar la marxa en l’anomenada blogosfera. Tot un rècord d’estabilitat en aquest món de la Cancamusa 2.0! [...]

  43. [...] Mobuzz y la economía de la cancamusa leído en Fuckowski. [...]

  44. [...] de ver el ruido que ha provocado la última tanda de piropos que Fuckowski le ha  dedicado a Enrique Dans, me he decidido a hablar de la blogosfera. [...]

  45. [...] tiempos revueltos por el cierre de mobuzz.tv y todo el ruido generado a su alrededor, hoy quiero dejar constancia por aquí del trabajo de un grupo de personas que desde [...]

  46. [...] para mí, eso no es mercadotecnia. Eso es cancamusa. Lo [...]

  47. [...] La economía de la cancamusa, por Alfredo de Hoces [...]

  48. [...] 2, 2008 Grande, muy grande la entrada de Alfredo de Hoces sobre el affaire Mobuzz, aunque en el fondo, intuyo, que lo de Mobuzz es algo secundario, no me [...]

  49. [...] El resto, en el blog de Alfredo de Hoces: “Mobbuz, Dans, y la economía de la cancamusa” [...]

  50. [...] de la cancamusa, en referencia al demoledor, realista y gratificante artículo del fucking [...]

  51. [...] de aquellos que no están de acuerdo con ellos. Afortunadamente, sigue existiendo gente que ve las cosas como son. La verdad es que lo siento mucho por los trabajadores, pero el circo de Internet es así, cada [...]

  52. [...] que, en lo que desde el jueves va que vuela para convertirse en el mejor post escrito este 2008: “Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusa”. La palabra aludida, ya muchos acertarán, es desde luego, cancamusa, que el mismo Alfredo atina a [...]

  53. [...] un gran experto en tecnologías y negocios como es Enrique Dans. Pero también puedes leer grandes verdades de Alfredo de Hoces. Posted by ma Filed in Miscelanea, [...]

  54. [...] 30/11/08: Y Fuckowski lo explica aun mejor en el suyo. La otra cara de la [...]

  55. [...] La economía de la cancamusa por Alfredo de Hoces [...]

  56. [...] este foro es que todo lo que dice de Mobuzz se puede generalizar a la econom

  57. [...] escrito un post que sin duda será polémico pero que debería hacer reflexionar a mas de uno. En La economía de la carcamusa, Alfredo de Hoces da su visión sobre el culebrón Mobuzz.tv y los gurús que lo han sostenido: [...]

  58. [...] La cancamusa: sobre los gurús, los emprendimientos, lo que es humo y lo que es real [...]

  59. [...] noticias que corren en estos tiempos, en esta España de trabajadores sudorosos y personas de vocabulario soez, fácil y cancamusero frente la desgracia ajena, donde se refocilan y culpan de la prepotencia de las start-ups y todo [...]

  60. [...] palabra fue rescatada del olvido por la blogósfera, a partir de un texto acerca del cierre de Mobuzz, un sitio que entregaba videos con resumenes de [...]

  61. [...] acabaron las esquinas redondeadas en deugarte.com. La burbuja, por esperada, no deja de mostrar árboles caídos. El dospuntocerismo agoniza, pero había que rematarlo estéticamente para que se notara. Adiós [...]

  62. [...] Probablemente el post más polémico y a la vez necesario de la semana Suscribete a los comentarios Comenta | Trackback | Tags: [...]

  63. [...] alguien habla tan claro y refleja a la perfección lo que muchos pensamos de cómo esto de la Web 2.0 y sus [...]

  64. [...] irónica y panfletaria payasada de Alfredo, que ayer volvió a regalarnos otra entrada sobre la economía de la cancamusa. No debemos olvidar el esfuerzo sistemático que hay que hacer para vender lo que producimos. Si no [...]

  65. [...] caso es que he llegado hasta este post enorme de Alfredo de Hoces (a.k.a. Fuckowsky) que dice lo que yo tenía en mente y alguna que otra cosa más muchisimo mejor de lo que yo podría [...]

  66. [...] punto de cerrar esto veo que Alfredo de Hoces ha explicado muy bien lo sucedido con Mobuzz. Suscribo un 90% de lo que dice, que no es [...]

  67. [...] – Alfredo de Hoces :: Fuckowski :: Despacho101 » Mobuzz, Dans y la economia de la cancamusa Olvidan que el éxito no es sacarle unos millones al inversor; el éxito es devolverlos y que nos [...]

  68. [...] de La Economia de la Cancamusa (visto en [...]

  69. [...] Actualización: Os recomiendo leer el texto de la economía de la cancamusa. [...]

  70. [...] anat quasi la meitat dels presents, que si l’agonia i tancament de mobuzz(no us perdeu el post d’en fuckowski al respecte), i molts altres temes. L’estona que vaig estar entre en @backd00r i en @drakon vaig fer un [...]

  71. [...] 2:El gran Fuckowski me da la razón, ¡y de qué manera! mobuzz poorbuzz web 2.0 chiringuito 2.0 empresarios emprendedores ingenieros [...]

  72. La cancamusa general y nacional…

    Estoy de acuerdo tanto con él como con otros: una ONG o un proyecto no comercial puede pedir donaciones al público, pero una empresa no debería nunca, es más, es que no tiene sentido: sus ‘donaciones’ vienen por la vía del negocio, de los invers…

  73. [...] ¿No entiendes de qué va todo esto? Fuckowsky lo explica muy bien. [...]

  74. [...] Alfredo de Hoces | Seguir Leyendo — Puedes comentar esta entrada: [...]

  75. [...] ha encantado este artículo sobre lo que ha pasado con Mobuzz. No puedo estar más de acuerdo con lo que dice, sobre todo cuando comenta que “olvidan que [...]

  76. [...] con los correspondientes enlaces que no han quedado reflejados en este copia-pega apresurado, en Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusa. Y lo están meneando. | Trackback [...]

  77. [...] me dan de copiar todo el texto y ponerlo aquí. Sensatez en estado puro. Los que sufrimos la primera crisis de las “puntocom” y [...]

  78. [...] [Fuckowski] Mobuzz, Dans y la economía de la cancamusawww.alfredodehoces.com/press/mobuzz-dans-y-la-economia-de-la… por toptnc hace pocos segundos [...]

Deja un comentario

SUBIR